CityTour

Sedona y Flagstaff

Sedona se levanta al final del Oak Creek Canyon y está rodeada por espectaculares montañas rojizas, escenario ideal utilizado para los westerns de Hollywood en los años 40.  Tanto Sedona como Flagstaff, tienen un fuerte sector turístico por su proximidad al Parque Nacional del Gran Cañón del Colorado, el cañón Oak Creek, y la histórica Ruta 66.

Sedona es uno de esos lugares que hipnotizan de día y hechizan de noche. Su cielo nocturno es un paisaje que atrae a observadores de estrellas, amantes de los astros, astrónomos aficionados y  a los hobbistas noctámbulos más intrigantes y curiosos del mundo. Entre ellos los coleccionistas de insectos del desierto y cazadores de cactus de la noche, sin mencionar a los cientos de grupos que desean hacer contacto con ovnis y diferentes entes extraterrestres.

Para muchos el contemplar las estrellas puede ser una experiencia religiosa. Para los habitantes de Sedona, una fuente interesante de ingresos. Los servicios especializados en terapias saludables, wellness, salud y medicina alternativa son cada día más.

Un ejemplo de ello es el Sedona’s Amitabha Stupa, ubicado en Pueblo Road (al oeste de Sedona-Arizona), a medio camino entre Phoenix y el Gran Cañón del Colorado. Amitabha Stupa es un centro espiritual que convoca diariamente a cientos de meditadores, buscadores de la luz que creen que allí se encuentra uno de los vórtices energéticos más importantes del planeta. Su acceso es libre y gratuito.

Las Ruinas de Palatki por otra parte, se encuentran en el Bosque Nacional de Coconino en Sedona y atraen a los amantes de la cultura e historia de las comunidades nativas de la zona. En Palatki se hallan hermosos grabados en piedra, petroglifos y sinaguas (antiguos habitáculos en piedra que solían ser habitados por comunidades antiguas).

Sedona es el hogar que cientos de artesanos y artistas han elegido para radicarse, debido a la profunda inspiración que les insufla la belleza natural del área. Las representaciones artísticas y los eventos en Sedona, gozan de reconocimiento en todo el país, entre ellos podrás encontrar el Jazz on the Rocks, Sculpture Walk y el International Film Festival.

Pero volviendo a la cuestión del cielo nocturno, Flagstaff ha ido aún más lejos que Sedona en el cuidado y preservación de su cielo. Flagstaff goza del prestigio que le otorga ser miembro de la International Dark Sky City y mantiene un código de alumbrado que limita las luces que contaminaría su majestuosa bóveda de estrellas. Los cielos oscuros sobre Flagstaff no sólo permiten a los astrónomos locales descifrar el universo sino que sin discriminación alguna, deja que cualquiera que visite Flagstaff, disfrute a ojo desnudo del tapiz universal llamado Vía Láctea

Existen varios monumentos nacionales dentro del área de Flagstaff. Entre ellos el Monumento Nacional Wupatki  a 21 kms.  El Monumento Nacional Cañón Walnut  a 40 kms. Y el que te recomendamos es un parque no muy lejos de Flagstaff: el Sunset Crater Volcano Park. Las vistas de campos arrasados por la lava y los pinos emergiendo silenciosos forman un paisaje impactante y dramático. Lleno de belleza y reflexión. La lava sigue fluyendo y los rescoldos siguen viéndose tan frescos y fragmentados como el día en que formaron el volcán Sunset. Sin embargo, entre estas características geológicas tan impresionantes también podrás encontrar algunas flores silvestres e indicios de fauna. La vida aunque no se muestre abiertamente, abunda en la región.

Si has decidido conocer la zona, utilizar un auto alquilado o una moto son las formas más recomendadas. Lograrás así sacar el mayor provecho del tiempo y sumergirte de lleno, en cada una de las experiencias que estos paisajes tienen guardadas especialmente para ti, desde antes que nacieras. 

El Parque Nacional Gran Cañón se encuentra a tan sólo 162 km de Flagstaff. El Monumento Nacional Castillo de Montezuma a 113 kms,  el Parque Nacional Bosque Petrificado a 177 km y el Área Recreativa Nacional Cañón Glen a 233 kms. 

Ir arriba